Buscar

26 julio 2012

POR QUÉ CAMINAMOS CON LAS MANOS ATRÁS

El simple hecho de caminar ya tiene respuesta en la física y se logra mediante el principio de acción y reacción, (la tercera Ley de Newton, según esta, a cada fuerza aplicada (acción) le corresponde otra fuerza de igual magnitud y dirección contraria (reacción). Esto es lo que nos impulsa hacia adelante y nos permite caminar), motivado por la evolución del ser humano.

Aunque hay otra forma de caminar, observada; ciertos individuos que han llegado a la madurez, cuando les vemos pasar con las manos atrás, se muestran como si se tratase de una manifestación de capacidad de reflexión y tranquilidad. Un ejemplo es la espera de noticias en un hospital, que incita a caminar con las manos en la espalda incluso en aquellos individuos que no tienen la costumbre de hacerlo.

UN POCO DE FISIOLOGÍA DEL EQUILIBRIO

El oído, como sabemos, es el responsable de la audición y el equilibrio, entre todos los órganos que lo componen se encuentran el sáculo y el utrículo, los cuales se encargan del control del equilibrio estático y dinámico.

La columna vertebral y las piernas, si a una persona le pusiesen un corsé ortopédico y le inmovilizaran las manos no podría caminar porque perdería el equilibrio sobre su columna. Cuando las piernas se mueven se genera un balanceo de izquierda a derecha en la columna para contrarrestar esta declinación, moviendo los brazos en sentido contrario para compensar las fuerzas y permitiendo estar erguidos mientras se desplaza.

POR QUÉ PODEMOS CAMINAR

Lo hacemos decenas de millares de veces al día, pero la perpendicular del centro de gravedad se pierde en este apoyo y el ser humano cae hacia adelante inutilizando este eje y busca la compensación, intuitivamente, llevando las manos atrás.
Por consiguiente, el andar no es más que una sucesión de caídas hacia adelante, las cuales se evitan, inconscientemente, trasladando la pierna que se había quedado atrás para apoyarse en la siguiente mediante una contracción instantánea de los músculos. Aunque caminar es algo natural ya no lo es tanto cuando el paso (o el peso) de los años han hecho acto de presencia.

MEJOREMOS LA FORMA DE CAMINAR

Con frecuencia se cogen malos hábitos. Caminamos ligeramente encorvados, inclinamos la cabeza, nos doblamos hacia adelante cuando usamos el ordenador, nos sentamos o recostamos hacia un lado, contestamos al teléfono sujetándolo entre el cuello y el hombro, las mujeres calzan zapatos altos, se cargan objetos pesados que obligan a forzar la espalda creando presión sobre huesos y músculos, provocando un debilitamiento y una fatiga en los mismos al estar sometidos a una postura incorrecta.
A tenor de esto, el tronco debe estar erguido para mantener el equilibrio corporal. Por consiguiente:

 No olvidar mirar hacia adelante y caminar erguido.
 Balancear los brazos para un menor esfuerzo y facilitar la aspiración.
 Pisar con el talón – pie – punta.
 Inspirar aire siempre por la nariz y nunca por la boca.
 Espirarlo por la boca.

La musculatura posterior del cuerpo tiene una misión esencial: la de permitirnos permanecer erguidos. Dejamos esta posición cuando nos acostamos y nuestros músculos posteriores pueden descansar. Semejante tensión no puede sostenerse con una musculatura débil.

Las molestias, los dolores de espalda, nuca, etc., son siempre consecuencia de una musculatura tensionada. Vamos evolucionando y acomodándonos a las condiciones que se dan o que nosotros mismos configuramos.

El sencillo acto de caminar implica un proceso complejo de coordinación neuro-muscular. Si sólo nos fijamos y tratamos terapéuticamente la zona en la que aparece el dolor, deformación, tensión, etc., sólo logramos un alivio provisional. Mientras la causa del síntoma esté en otro lugar de la cadena muscular y no desaparezca, el síntoma o patología persistirá.
Cada persona tiene una sensibilidad propia y diferente respondiendo a los estímulos de una manera personalizada. La lesión corporal es, con frecuencia, producida por efectos nocivos durante años, hasta que un día se manifiestan en forma dolorosa en el otro extremo de la serie muscular en la que se originaron.

EDUCACIÓN POSTURAL

Hay que corregir las malas posturas porque con ello, las cadenas musculares vuelven a su normalidad anatómica. El ejercicio debe convertirse en parte importante del estilo de vida de una persona, no es algo que se hace esporádicamente o se hace durante unos meses al año. Las personas sedentarias que comiencen a hacer una actividad física, deberían empezar lentamente en intensidad y duración y a partir de ahí progresar gradualmente.
El aumento de la curva del abdomen y las caderas no sólo se evidencia en la playa, sino que afecta al estilo de vida y a la ropa que nos ponemos. La acumulación de tejido adiposo en esa zona es común a hombres y mujeres y normalmente es debida a tres causas que empeoran con los años, así pues:
1. La mala postura y caminar encorvados.
2. El cuidado de la alimentación.
3. La casi total ausencia de actividad física.

Sentarse encorvado provoca un desgaste en la columna y una reducción en la altura de los discos intervertebrales. No olvidemos que la postura refleja también el estado mental de cada individuo, por lo que al que caminar erguidos y con firmeza estamos mostrando confianza, seguridad y decisión. A estos hábitos no se les prestan demasiada atención, hasta que no presentan dolores.


CUIDAR LA POSTURA ES RETRASAR EL ENVEJECIMIENTO

El porte que adoptamos cuando nos sentamos, caminamos o dormimos podría influir en el envejecimiento de forma positiva cuanto más correcto sea. En muchos Centros de Rehabilitación se aplican tratamientos de Educación Postural Global para retrasar esta pérdida, artrosis poco avanzada, contracturas, tendinitis e incluso algunas hernias discales. Si a partir de los 40 años se empezara a practicar, podría evitarse la postura encorvada propia de la edad y remediar llegar a caminar con las manos atrás.

Juan Fernández Pacheco – Julio 2.012


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Por favor: Se ruega no utilizar palabras soeces ni insultos ni blasfemias, así todo irá sobre ruedas.